¿Qué es la Enfermedad Renal Crónica?

La Insuficiencia Renal Crónica (IRC) es una enfermedad que se caracteriza por el deterioro progresivo de la función renal que tiene como consecuencia que el riñón pierde la capacidad de producir orina, y a su vez de eliminar las toxinas de la sangre, entre otras funciones que son necesarias para la vida.

Se considera que un paciente tiene Insuficiencia Renal Crónica cuando presenta un filtrado glomerular menor al 60ml/min/1,73 m2, resultante de anormalidades estructurales o funcionales del riñón, durante al menos tres meses.

 

Entre las funciones propias del riñón que son alteradas en la insuficiencia renal están:
· El equilibrio ácido base e hidroelectrolítico, necesarios para mantener el pH y la cantidad de agua y sales que el cuerpo necesita (sodio, potasio y fósforo)
· Eliminación de toxinas.
· Funciones endocrinas, como la producción de la eritropoyetina necesaria para la producción de glóbulos rojos de la sangre, y evitar la anemia.
· Regulación en el metabolismo del calcio (esencial para la función adecuada de los huesos).

Estas son algunas de las sustancias que se acumulan en sangre producto del metabolismo celular y que en el caso de padecer una insuficiencia renal no son eliminadas adecuadamente, y pueden ser nocivos cuando se acumulan en la sangre:
· Urea
· Creatinina
· Nitrógeno Ureico en Sangre (BUN)
· Sodio (presente en la sal): Favorece la retención de líquidos
· Potasio (presente en frutas, legumbres y frutos secos): como consecuencia grave entre otras puede producir de forma irreversible parada cardíaca.
· Fósforo (presente en pan, lácteos y bollería): En exceso produce picores y contribuye a las calcificaciones vasculares.
· Excesos de agua (provienen fundamentalmente de las bebidas y de las comidas): Incrementa la tensión arterial, y puede derivar en edema agudo pulmonar, que es una entidad grave, donde el pulmón no puede ejercer su función de oxigenar la sangre, por estar ocupado por líquido.

La enfermedad renal crónica usualmente se empeora muy lentamente, y puede ser que los síntomas no se ensenen hasta que los riñones están muy dañados.  En la etapa terminal de la enfermedad renal, cuando está cerca de la falla renal, puedes notar algunos síntomas que son causados por la acumulación de deshechos y liquido extra en tu cuerpo.

Puede ser que notes uno o más de uno de los siguientes síntomas si tus riñones empiezan a fallar:

  • Comezón

  • Calambres musculares

  • Náuseas o vómitos

  • No sentir hambre

  • Hinchazón de los pies y tobillos

  • Exceso de orinar o no orinar suficiente

  • Dificultad para respirar

  • Problemas para dormir

Si tus riñones dejan de trabajar de repente (falla renal aguda), puede que notes uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal (del vientre)

  • Dolor de espalda

  • Diarrea

  • Fiebre

  • Hemorragias de nariz

  • Erupción

  • Vómitos

Tener uno o más de estos síntomas puede ser un signo de un problema serio de los riñones.  Si notas cualquier de estos síntomas, deberías hablar con un médico inmediatamente.

© 2018 Alcer Córdoba

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now